Inversiones en Argentina: de los países con más burocracia administrativa

El estudio, que analiza la estructura normativa y fiscal de 94 jurisdicciones, coloca a la Argentina como el noveno país del mundo más complejo en materia de cumplimiento contable y fiscal, ranking que lidera Turquía.

No obstante, de las jurisdicciones latinoamericanas, Argentina es el tercero, detrás Brasil (2°) y Colombia (7°), mientras que Bolivia (12°) y Ecuador (22°) también tienen lugares destacados en la lista.

Argentina es uno de los países del mundo con mayores complejidades para hacer negocios, por la cantidad de regulaciones, doble imposición tributaria en ciertos bienes, falta de homologación de las normas contables con estándares internacionales y la obligación de algunas empresas de ser agentes de retención de impuestos – Remarca el informe de la Consultora TMF.

Cuando se quiere radicar una empresa, tanto por capitales o emprendedores nacionales, como también por extranjeros, se debe conocer que hay 3 jurisdicciones donde tramitar las formalidades e impuestos: municipales, provinciales y nacionales. El inconveniente se presenta cuando algunas tasas e impuestos, se gravan por partida doble, en algunos bienes.

En diálogo con Jesús, contador público nacional con quien conversamos en AgregarValor, nos explicaba más al respecto:

También, en especial municipios, por cada gestión hay trámites presenciales, los que involucran un gestor o representante, una decena de tasas y “timbrados”, y cientos de requisitos variables que muchas veces no reflejan un proccedimiento claro, escrito y publicado debidamente.

Invertir en Argentina: abrir una empresa es un desafío administrativo, más allá del contexto político y económico cambiante

En épocas de tecnología, y aún con el impulso del gobierno nacional en abrir sociedades en 24 horas, cuestión que se extiende poco más, pero ahorra los meses que anteriormente llevaba el trámite, no termina de agilizar todo el procedimiento: es sólo el trámite nacional, de afip, emitir el CUIT y abrir una cuenta bancaria. Queda, luego, el proceso de la provincia y municipio, y sin contar los tiempos que llevará luego (dependiendo la provincia y ciudad) con meses de espera para habilitar un local comercial o industria pyme.

Esto aumenta la posibilidad de “micro-corrupción”, el trámite mal hecho y con necesidad de repetirse, tiempos de gestión que varían y no tienen un paso a paso exacto, y los costos inesperados e imprevistos, con tasas y tickets que se deben abonar en efectivo, en las cajas municipales o bancarias, a cada paso como “adicional” a la gestión, que supondría ya está abonada con los honerosos impuestos ya cobrados en comercio e industria.

Siguiendo con el informe de TMF, “Argentina está en el top ten de complejidades financieras porque cuando alguien quiere constituir una compañía es realmente complejo, así como también cuando se busca mantener todo el sistema normativo desde el punto de vista societario es complejo, dijeron desde la consultora, en diálogo con El Cronista.

Y explicó: “Los dos elementos que complejizan el escenario tributario, más allá de la carga y la punibilidad, son el cumplimiento regulatorio y los grados de imposiciones. El grado de imposición en Argentina es realmente alto. Por ejemplo en el impuesto a las Ganancias que es de 35% y en muchas jurisdicciones, no; Argentina tiene impuesto al valor agregado con una tasa muy alta, que no existe en muchos otros países. Ingresos Brutos es un impuesto que existe en pocas jurisdicciones. En estos últimos años estas imposiciones crecieron mucho, cargas que antes eran de 3% ahora son de 7 u 8%“.

Argentina obliga a empresas a convertirse en recaudadores de impuestos

El estudio también pone de manifiesto que la Argentina es uno de las pocas jurisdicciones que obliga a las empresas a convertirse en agentes de retención de impuestos del Estado, lo que hace que las compañías deban adoptar nuevos sistemas de administración, cambiar sus procesos y corran el riesgo de que volverse solidariamente responsables en caso de omisión.

“Todo esto hace un sistema de difícil comprensión, porque al principio sólo el Estado nacional hacía cumplir este procedimiento, pero ahora muchas provincias también lo hacen e incluso hay tasas municipales”, explicó el directivo de TMF.

Inversiones 2018-2022 en Argentina: expectativas y oportunidades

El informe es más optimista con los cambios propuestos desde la gestión del Ingeniero Mauricio Macri, donde se ha comenzado a modificar la matriz normativa comercial con algunas reformas que colaboran y alientan a los inversores, tanto nacionales como extranjeros, y se tiene perspectiva de que el sistema tributario y administrativo continúe con su modernización.

“En términos generales, la reforma tributaria es positiva, porque busca crear incentivos a la inversión. Forma parte de algo más grande, que también integran reforma laboral, la reforma previsional y el pacto fiscal”, señaló el directivo de TMF, que a su vez mostró ciertos reparos con respecto a la propuesta oficial de gravar la renta financiera: “La iniciativa sorprendió al mercado. El elemento más controvertido es que parte de lo que tenés como tasa se debe a la inflación, siendo que lo invertido antes ya tributó ganancias“.

Y concluyó: “Se hizo mucho para flexibilizar la normativa cambiaria, además de la eliminación de las restricciones. Desde que se eliminó el cepo se facilitaron las regulaciones cambiarias y bancarias. La flexibilidad favoreció el flujo de inversiores. Con más o con menos, en diferentes campos se está haciendo mucho por simplificar el sistema. Integralmente, se intenta hacer un país con menos regulaciones, con baja de costos impositivos que quizás hoy no se vean del todo porque se extienden hasta 2022, pero vamos por el camino correcto.”

Con información de: El Cronista.

Deja un comentario